miércoles, agosto 06, 2008

La habitaciòn en silencio. Iluminada por el sol de la mañana, deja que sus paredes se empapen de paz. Cuànta calma me da la mùsica que imagino en mì, cuàntos aromas percibo al inspirar una sola bocanada de aire.
Sobre la cama, la vida.
Sobre la cama, la pluma.
Sobre la cama, la caja que me lleva en sus alas.

Cuànto màs libre me siento al verla, cuàn lejos puedo llegar, si me dejo ir.
En ella se esconde la realidad de saber que no hay màs que lo que nuestros ojos añoran.
Que no hay presente que no se transforme en pasado cuando llega la luz del alba.
En ella, duermen los sueños que tuve de niña y aùn conservan la tibieza de una caricia.

La caja:
Su interior y su exterior.
Su fusiòn.
Su mùsica.
Su cielo.
Su revoluciòn de amor.


Mi caja de pinturas.
De pinturas y un sol.

3 comentarios:

Maria Cristina dijo...

amigusita querida que sorpresa ver un post tuyo espero que estes bien yo lo estoy y aqui estoy para lo que necesites, abrazos enormes pa ti

Dhiego dijo...

Que lindo seria abrir una caja y ver volar nuevamente aquellos sueños que perdimos.

una hippie del 70 dijo...

tengo tantas cajas...que temo abrirlas y que salgan seudos fantasmas con pelos largos y el signo de la paz en la frente...cantando y fumando...ja..me pinto la hiipie.Besos