sábado, octubre 28, 2006

Fabricante de mentiras, Sui generis

El era un fabricante de mentiras,
el tenía las historias de cartón.
Su vida era una fábula de lata
sus ojos eran luces de neón.
Y nunca tengas fe que sus mentiras puedan traer dolor.
Ella era una típica inocente
zapatos negros, medias de algodón
que sólo era feliz en el colegio,
que nunca tuvo en su piel amor.
Inútil es decir que lo que le dijeron lo creyó.
Querrán saber el fin de nuestra historia,
algunos lo podrán imaginar,
la niña que sin pena y sin gloria
perdió sus medias y su castidad.
Preciso es condenar
al que se burla de nuestra moral.
Pero hay algo que nadie puede explicar:
por qué la niña ríe en vez de llorar?

1 comentario:

Pablo dijo...

Como le va rusa... siempre apareciendo por estos pagos blogeros de tanto en tanto, rusa belen escriba explique lo que siente,es un placer leer lo que siente , asi nos pone feliz a todos que no es poca cosa, cuidece mucho besos grandes ... la quiero PabliTo