sábado, marzo 31, 2007

Quizàs esto tenga que ser asì.
Los ideales son difìciles de defender y muchos hipòcritas eligen la mentira. El camino corto pero fraudulento, sencillo pero ineficaz. Duele verlo ¿ verdad? pero reconforta saber que aunque cuesta, yo lo hago posible porque elijo mi libertad, con todo lo que ella implica. Mi amada hermana, sin las limitaciones morales con las que la sociedad atormenta a la misma sociedad, que a ella se somete.
Con el tiempo aprendì que a los celos los maneja el diablo, y yo no me encomiendo màs que en las alas del viento que me llevan a volar. No quiero escucharte.
Quiero escuchar los latidos de mi corazòn fuertes como tornados,que son las llaves al paraìso en silencio.
Quiero verte, bonita... crecer libre y feliz. Quiero que todos los niños sean felices y libres. Libres de este sistema de mierda, que los somete a la dependencia a causa de su pobreza, de su falta de oportunidades. "O me votàs o me votàs... porque yo te doy un sanguche y una coca- cola, y si no lo aceptàs no comès"... ¿¡Alguien se atreve a negarme que esta es la màs horrible dictadura disfrazada de democracia!?. Malditos farsantes nos gobiernas, malditos los ojos que se cierran por no ver a los miles de pequeños que sin llorar se mueren de hambre...

3 comentarios:

Veronika dijo...

No existe otra voz sino la tuya...
Que se enfrente al silencio...

"Que no se calle el cantor"

Un abrazo

Maria Cristina dijo...

Es cierto no tienes que escuchar a lo que dicen los demas, porque lo primordial es escucharte a ti misma, guiarte por tu corazon, gran post un abrazo enorme

una hippie del 70 dijo...

Rusita querida..la del gran corazón...paso a dejarte un abrazo, que hace mucho no charlamos eh?...pasa por mi blog, hay una carita conocida. Besos!