martes, febrero 13, 2007



El tiempo juega con los relojes, y se esconde entre los pliegues de tu piel. A veces, parece detenerse, capturar ese instante entre finos cristales, y tras un suspiro darle rienda suelta a la vida que sigue, a pesar de todo, proyectando su película.Creer que las vueltas que el destino me ofrece para poder encontrarte otra vez son el camino directo hacia la felicidad. Y sin embargo,el único pasaje que mi alma admite es mirarte, y perderme en cada ángulo sientiendo la mismísima perfección del cielo, sumergirme en tu sonrisa brillante, y en esos brazos abiertos que se convencen de mi regreso. El viento me trajo nuevamente al calor de tus abrazos, a fundirme suavemente entre tus besos... anidar en tu pecho clavando mis garras en los sueños que nos unen. Te quiero con la sinceridad del mar, y no imagino un futuro lejos de tus manos....

Y hoy, descubro que hace ya un mes una nueva flor adorna mi jardín, la más hermosa de todas las que he visto, con el perfume más dulce y los colores más radiantes. La que me roba mil sonrisas en un abrir y cerrar de ojos, la que me hace extremadamente feliz, a la que extraño hasta perder la respiración cuando no la tengo a mi lado...

3 comentarios:

Luna Agua dijo...

Mucha ternura y encanto leer tu blog.
Gracias por tu visita. Y te sigo leyendo.



Hay mucha risa, amor, ternura impregnada en tu espacio.

Un abrazo

susana dijo...

ains q dulce es el amor...gracias por tus palabras en mi blog..volveré, besos su

Oski dijo...

Una nueva rosa en un jardín de asfalto, así siento mi vida hoy.

Me encantó leer tus palabras que hoy puedo convertir en mías porque los sentimientos son universales y has sabido como llegar al alma.

Me diste alas, al menos un instante.

Saludos