domingo, febrero 04, 2007

A veces grito a los cuatro vientos que tu sonrisa es lo que me da fuerzas para levantarme en la mañana, otras tantas prefiero callar y que las palabras salgan solas mezcladas con la dulzura de los besos. Cualquiera sea la opción que elija, sé que comprenderás mi lenguaje, así como el del sol....
No puedo evitar que mi respiración se adapte a los latidos de tu corazón, formando la más bella melodía, y entre rimas y metáforas, repita tu nombre.

5 comentarios:

Martin Bolivar dijo...

Una sonrisa te puede levantar de la derrota y el fracaso.

Ambar dijo...

Se exactamente del tipo de magia que hablas...

Te mando un beso

Agus Caceres dijo...

:O

i loved it


te quiero bel...

suerte


y acordate que las palabras no tienen que ser muchas para ser significativas asi q todo bien negra


beso

bajamar dijo...

Hola Catalina...qué amigable es tu blog. Si, comparto contigo, "las palabras son las alas del alma"...
una vez dije algo parecido: "yo escribo porque la piel de mi alma necesita respirar", es algo así ciertamente para algunos de nosotros, y qué decir cuando el amor anda por ahí rondandonos el aire y el vuelo...

que se alcen altos tus vuelos, y todos tus cielos

un besazo. Gracias por tu visita

Azul caleidoscopio dijo...

Sonrisas que nos sostienen, sonrisas imprecindibles, las conozco... Que hermoso eso de la respiracion al ritmo de un latido de otro corazon. Poesia! Un abrazo.