lunes, julio 23, 2007

Muerto el corazòn en las sàbanas arranco la nostalgia con mis dedos: este pegote de recuerdos me hace mal.
Una daga en el pecho anidò y retuerce su estiercol entre mi energìa.
La sangre de mis palabras heridas empapan de melancolìa este tango que me acompaña.
Ni vos Zorzal podès sonrojarme hoy con tus arrabales, mis mates mueren de dolor... y mientras tanto, mi garganta desata su nudo solo para escupir esta poesìa.
Hoy no es Amelie quièn llora, soy Belèn y esta es mi pena... tiro el traje y la careta, ya no puedo màs luchar.
El maquillaje ya no pinta sonrisas.. mi alma llora y nadie la escucha.
¿Quièn ha dicho que rìo todo el tiempo...Que en mi cielo siempre hay soles?
Sonrìo. Sonrìo. Sonrìo. No te veas vencida. No te dejes vencer.
Basta.
¡Sonrìe!. ¡Sonrìe!. ¡Sonrìe!.¡Que tu pena no se note! ¡Que te vean feliz!
¡¡BASTA!! necesito desaparecer.
Tu amor y mi pena: Los inseparables... Lo tengo que entender.
Delante de mis ojos la edad de la noche crece y el dolor se instala con su puerta eterna.
Serà que cuando lloro, le pido piedad al cielo que me la niega con brutalidad.
Mi cuerpo aùn està sano... sobrevive.
Màs golpes...sobrevive.
Cae sobre mì el telòn de tu acto, y con èl tus palabras. y mi cuerpo Muere.
Niego hasta la mismìsima verdad... y no me dejo vencer por ella... pero no niego tus palabras.
Las ojeras ciegas que me pinta la madrugada se rìen de la tristeza de mi poema... es que los puntos sangran con delicadeza y las metàforas son oscuras por naturaleza.

Suena un tango, mi favorito. Envuelvo mi herida con su boca.


Necesito desaparecer.


Necesito desaparecer.


Soy dueña de mi sombra y la uso de sombrero. Locas las palabras que te dedico. Loco el dolor que siento. Loco cacho castaña que me robò el corazòn y loca tu ausencia.

Jamàs va a quererte como yo.
Deseo que seas feliz.

Y muero en estas letras. Y me sangran los dedos. y me lloran las manos. Pero no volverè a nombrarte... te llamarè en silencio... para no despertarte.
El olvido està lejos y no quiero caminar.

¿Què son estas palabras?
es mi pozo que me acosa en las penumbras de la ausencia.

¿Què es esta luna sin sombra?
Es el reflejo de mi idiotez.

¿Quièn es èl?
Mi prosa.

¿Quièn es ella?
Mi espina.

¿Quièn soy yo?
el tango que retumba en el silencio de la noche.


Desaparecer.
Desaparecer.
Desaparecer.

Que el cielo no me censure, no me grite...
¡No me olvide!


Lo amo.
Lo hago morir en mi hoguera.
Se niega.
Lo vuelvo a amar.
Lo intento borrar con mi pluma...
y aparece en mi pròxima poesìa.
Lo amo.


Desaparecer.
Desaparecer.

2 comentarios:

Maria Cristina dijo...

Sabesm uchas veces quise desaparecer y escaparme con la bria pero ese miedo o frustacion o impotencia desaparecio porque fue reemplazado por amor, cata tus post es realmente conmovedor y me llego mucho

EL HIPPIE VIEJO dijo...

CUANTA INTENSIDAD EN TUS PALABRAS, BELÉN!

CUANTO DUELE EL AMOR Y CUANTO LA AUSENCIA!
DESEO QUE ESE TANGO SE VUELVA ROCK AND ROLL O UN BELLO VALS!!!

BESOS Y
BUEN FIN DE SEMANA!!!


ADAL