martes, diciembre 19, 2006



Entre el polvo y las piedras que adornan tus rutas, caminaremos incesantemente ... Bajo los ardientes rayos del sol, y sintiendo las cálidas manos de la pacha mama abrazando nuestro destino...

No nos importa el frío, el calor, la falta de comida, de plata, la incomodidad para dormir, los bichitos, porque las ganas de viajar son más fuertes, y vencen todo tipo de oposición. Ganas de conocer, de explorar, de entender... Esas ganas que no se rinden ante los obstáculos, ni se cansan de luchar, porque se hacen fuertes cuando nos tomamos de las manos, y juramos que siempre caminaremos hacia adelante...

Este viaje, nos llevará a encontrarnos con nosotros mismos, con la paz que muchas veces perdemos entre las luces de una ciudad enloquecida, nos susurrará los versos más hermosos que luego traduciremos al papel para que se hagan eternos,

Porque sabemos, que vamos a volver con un cajón de recuerdos bajo el brazo, cuadernos que rebalcen de historias, poemas, anécdotas, sonrisas, picaduras de mosquitos, cascaritas de lastimaduras, piedritas que encontremos, y demás, y todos esos signos, van a quedar guardados para siempre en nuestra memoria, y nuestro corazón...

1 comentario:

Pablo dijo...

....El camino no tiene rumbo, nos tiene a nosotros...


Me quiero irr yaa rusa...

escribis estas cosas y me quiero irrrr.........

Besooss te quieroo